La serpiente y la lima de Félix María de Samaniego

En casa de un cerrajero
entró la Serpiente un día,
y la insensata mordía
en una Lima de acero.
Díjole la Lima: «El mal,
necia, será para ti;
¿Cómo has de hacer mella en mí,
que hago polvos el metal?»

Quien pretende sin razón
al más fuerte derribar
no consigue sino dar
coces contra el aguijón.

Deja un comentario