El mito de Narciso

representaciones en pintura del miro de Narciso

Resumen

Narciso era un cazador en la mitología griega, hijo del dios del río Cefiso y la ninfa Liriope. Era un joven muy bello, y muchos se enamoraron de él. Sin embargo, solo les mostró desdén y desprecio. Un día, mientras cazaba en el bosque, la ninfa oréade Eco, en cuanto le vio se enamoró al momento y comenzo a seguir a Narciso, que al poco se percató de que estaba siendo seguido. Eco entonces se mostró e intento estrechar en sus brazos a Narciso, pero él la rechazó y le pidió que no le molestase. Eco, desesperada, deambuló por el bosque por el resto de su vida apartándose del mundo, y se desvaneció hasta que todo lo que quedó de ella fue un eco.

Némesis, la diosa del desquite y la venganza, se enteró de lo ocurrido y decidió castigar a Narciso por su comportamiento. Ella lo condujo a un lago; allí, el hombre vio su reflejo en el agua y se enamoró de él. Aunque al principio no se dio cuenta de que era solo un reflejo, cuando lo entendió, se desesperó porque su amor no podía materializarse y se suicidó. Un narciso floreció en su lugar.

Quién escribió el mito de Narciso

Podemos leer la historia de Eco y Narciso en el libro tres de la Metamorfosis de Ovidio, un poema narrativo en 15 partes que fue escrito alrededor del año 8. Consta de más de 250 mitos clásicos y fue una gran influencia en Dante y Shakespeare. Aunque su influencia se hizo menos evidente tras el Renacimiento, volvió a inspirar numerosas obras de arte y música del siglo XX.

El mito de Narciso en vídeo

Puedes ver el mito de Narciso, explicado en profundidad en este sencillo, pero maravilloso vídeo de sketches.

Deja un comentario