El cuervo y el pavo de Tomás de Iriarte

El cuervo y el pavo de Tomas de Iriarte.jpg



Lee la fábula para niños El cuervo y el pavo de Tomás de Iriarte, comprende las enseñanzas de su moraleja final y conoce mejor al autor, Tomás de Iriarte y su obra. Si quieres, puedes dejar que nuestro lector automático lea esta fábula por ti, disfruta gratis del placer de la lectura de El cuervo y el pavo.

El cuervo y el pavo

Pues como digo, es el caso,
y vaya de cuento,
que a volar se desafiaron
un Pavo y un Cuervo.
Al término señalado
cuál llegó primero,
considérelo quien de ambos
haya visto el vuelo.
– Aguárdate, dijo el Pavo
al Cuervo de lejos,
¿sabes lo que estoy pensando?,
que eres negro y feo.
Escucha; también reparo,
le gritó más recio,
en que eres un pajarraco
de muy mal agüero.
¡Quita allá, que me das asco,
grandísimo puerco!
Sí, que tienes por regalo
comer cuerpos muertos.
– Todo eso no viene al caso,
le responde el Cuervo,
porque aquí sólo tratamos
de ver qué tal vuelo.
Cuando en las obras del sabio
no encuentra defectos,
contra la persona cargos
suele hacer el necio.

Fin de El cuervo y el pavo de Tomás de Iriarte.

Moraleja

Cuando se trata de notar los defectos de una obra no deben censurarse los personales de su autor.

Deja un comentario